Que el Cuerpo y la Sangre de Cristo nos guarden para la vida eterna