18o Domingo del Tiempo Ordinario-Lecturas y Reflexion

Las lecturas de este Domingo nos presentan la imagen de un Dios amoroso que nos llama a su encuentro, un Dios que quiere que nos volvamos a él, viviendo en su comunión.

La primera lectura viene del libro del profeta Isaías, libro que es a veces llamado “el quinto evangelio,” porque su mensaje coincide muchas veces con los evangelios. Este es uno de esos pasajes. Las palabras del profeta Isaías son un adelanto de lo que Jesús nos dice en el evangelio de Juan: “si alguno tiene sed, que venga a mi y beberá.” Nos dice aquí Isaías “¿para que gastar plata en lo que no es pan y su jornal en lo que no sacia?” Y si nos ponemos a pensar, ¿cuantas veces ponemos nuestro interés en las cosas del mundo, en las cosas perecederas, y nunca nos preocupamos en las cosas de Dios? Para los que volteamos nuestra atención hacia Dios el premio, como nos explica Isaías es la Nueva Alianza, también vista por el profeta Jeremías, que anunciaba: “llegaran los días en que pactaré una Nueva Alianza con mi pueblo.” Esta promesa se realiza en nuestro Señor Jesucristo cuando en su última cena nos dice al bendecir el pan y el vino “esta es la Nueva Alianza.”

Otro aspecto importante de esta invitación que nos hace el Señor, es que no se requiere nada de nuestra parte (“los que no tienen plata vengan”), sólo decir que si. En nuestra vida presente en que vivimos atados a diferentes adicciones y placeres, laboramos para obtenerlos, y quedamos vacíos. Lo que nos llena verdaderamente son las cosas de Dios, ¡y para eso no tenemos que pagar absolutamente nada!

En la segunda lectura Pablo nos exhorta a tener confianza en Dios. Nos hace la pregunta: “¿quien nos separará del amor de Cristo?” – nada puede hacerlo, ni los problemas, ni el hambre, ni peligro alguno nos puede separar de Dios. Ni demonios ni hombres, ni las cosas de las naturaleza pueden separarnos de Dios, a menos que nosotros consintiéramos.

En el evangelio de este domingo vemos el pasaje de la primera multiplicación de los panes. Lo primero que quería notar es la relación del evangelio y la primera lectura. En la primera lectura vemos como Dios nos invita a acudir a él en nuestra escasez. Contrastemos esto con la actitud de los discípulos ante la falta de comida-despedir a la gente y que se la arreglen ellas mismas. Jesús corrige esta actitud diciéndoles: “denles ustedes de comer.” Lo poco que le traen, Jesús lo multiplica de manera maravillosa y todos son saciados. Este pasaje es obviamente una prefiguración de la abundancia de la Eucaristía, que es nuestro alimento. Cabe mencionar también el significado simbólico de los cinco panes y dos peces que algunos biblistas mencionan. De acuerdo al entendimiento de los judíos el número cinco representa la Ley, los primeros cinco libros de la Biblia, mientras que el símbolo del pez es uno de los símbolos mas antiguos del cristianismo. Son dos peces porque para los judíos el testimonio para ser valido debe provenir de al menos dos testigos. En Jesús la Ley se une al testimonio Cristiano para darnos la revelación en su totalidad. En este domingo pidamos a Dios la gracia de acudir a el en todas nuestras necesidades, saciando nuestra sed y nuestra hambre en Jesús, nuestro alimento y fuente de vida.

 

Related Articles

Todos Comieron Hasta Saciarse-18o Domingo Ordinario

https://media.blubrry.com/jcmoreno77/mcdn.podbean.com/mf/vayanalmundo/u4y3t7/18odomingo_ordinario_a9r8qj.mp3Podcast (evangeliocontemplado): Play in new window | Download (Duration: 14:04 — 12.9MB) | EmbedSuscribete: Apple Podcasts | Email | RSS | MoreLa primera lectura de…

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.